Tengo el placer de conocer personalmente a esta estupenda pareja desde hace años. Cuando me dijeron que si o si tenía que hacerles yo su reportaje de bodas me alegré un montón porque desde el primer momento sabía que iba a ser una boda muy guapa.

Mónica y Carlos llevan muchos años juntos y se conocen desde la adolescencia. Les une entre otras cosas el amor hacía los animales y la música.  Por fin después de mucho tiempo deciden darse el “Sí quiero!”.

Empezamos el día en Tavernes Blanques (Valencia) en la casa donde vivían los padres de Carlos.  Después nos fuimos hacia Náquera (Valencia) al chalet donde vive actualmente la pareja y donde iba a vestirse Mónica.

Iban guapísimos los dos con sus trajes de novios, pero ella iba espectacular (lo siento Carlos así es). Después de vestirse fueron llegando los amigos para verla vestida de blanco.

La ceremonia fue en Espai les Panses en el pueblo de Albalat dels Taronchers ( Valencia ). Se celebró al aire libre teniendo como testigo de fondo el maravilloso paisaje de la Sierra Calderona junto a la montaña de El Garbí. Antes de proceder al momento de los anillos se hizo el ritual de la arena que representa la unión eterna de los novios y también hubieron varias lecturas emotivas de familiares y amigos con la música de fondo del coro al que pertenece Mónica. No podía finalizar la ceremonia de mejor forma que lanzando el tradicional arroz.

Los novios brindaron con Cocacola para dar paso al cóctel en la terraza. Un cantante de Swing amenizaba la velada mientras los invitados disfrutaban con los entrantes.

Una de las cosas más conocidas de Espai les Panses es su grastronomía y pude conocer de buena tinta o mejor dicho de buen paladar el porque de esa fama. Estaba todo riquísimo.

Era hora del banquete en el salón y allí nos esperaban grandes momentos. Regalos de ramos de flores, sorpresas, discursos, vídeos y un montón de cosas más que sucedieron hasta llegar al baile nupcial donde Carlos y Mónica nos mostraron sus dotes de bailarines. Después del baile de los novios los invitados saltaron al medio del salón para sorprender a la pareja con una coreografía que habían preparado dedicada para ellos. Bailaron una canción muy novedosa y que casi no se ha oído durante este 2017… hablo del “Despacito” jajajajaja.

Y para finalizar todos los invitados pasaron a la discoteca para pasárselo en grande bailando hasta según me han contado largas horas de la madrugada.

Aquí tenéis un pequeño resumen de lo que fue esta boda tan especial.

Abracitos.

Salva Lluch.

¿QUIERES SABER SI TENGO TU FECHA DISPONIBLE?

Tu Nombre (requerido)

Tu Correo electrónico (requerido)

Teléfono

Fecha (requerido)

Lugar de la boda (requerido)

¿Cómo me has conocido?
GoogleFacebookInstagramRecomendado

Mensaje

Leave A Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies