Que preciosa pareja! Cuanto amor y que ganas tienen de verle la carita al pequeño Jorge. Me encantó disfrutar de un rato muy agradable con ellos y de una preciosa puesta de sol en la Albufera de Valencia en la que quedaron fotografías tan tiernas como estas.

Aparte de la fotografía de bodas a la que le dedico el 90% de mi trabajo si hay algo que me gusta hacer en ese 10% restante son reportajes de embarazo. Son unas sesiones muy emotivas, ya es un momento único para la mamá y su pareja que cambiará la vida para siempre con la llegada de otra vida. En las miradas se transmite la felicidad y la emoción porque ese pequeño ser está en camino.

Os dejo un pequeño resumen de las fotos que hicimos durante esa tarde.