Era una soleada y calurosa tarde de Agosto. Fuimos al Parque de San Vicente de Lliria, un lugar hermoso envuelto entre un montón de luces y sombras.

Carlos y Kim nuestra pareja protagonista de este post marchaban de viaje al día siguiente para disfrutar de sus merecidas vacaciones, pero pese a eso estaban muy relajados disfrutando paso a paso y beso a beso durante toda la sesión. Carlos como suele ser normal en los chicos estaba un poco tímido, pero solo fueron los 10 primeros minutos, como suele ser habitual luego se vino arriba divirtiéndose con cada «click».

Nunca había estado en este precioso parque, y la verdad es que es un lugar maravilloso.

Comenzamos nuestro paseo y con las primeras palabras ya empezaron a enamorarme Carlos y Kim. ¡Son una hermosa pareja!

Cada palabra, cada beso, cada caricia iba acompañada de una bonita sonrisa. Me encantan las parejas así, rebosantes de felicidad y alegría.

Ya hemos quedado para cuando se casen irnos a hacer el preboda a París ¿Te gusta la idea?

¡A MI ME ENCANTA!

En estas sesiones de pareja trato de captar la naturalidad, espontaneidad, las miradas, las sonrisas, los besos…

Para eso empezamos siempre con un buen café, charlando, conociéndonos… Me estáis haciendo cómplice de vuestros recuerdos por lo que es muy importante para mi que estéis cómodos y nada mejor que hablar un rato para ir rompiendo el hielo.

Después solo queda disfrutar con tu pareja de un bonito paseo romántico. Me encanta cuando acaba la sesión y me decís «se me ha pasado volando» o «he disfrutado mucho» en ese momento se que lo que llevo dentro de mi cámara es un buen trabajo.

No dejes nunca de inmortalizar momentos con tu pareja, son momento únicos que guardaréis siempre con mucho cariño. Son vuestros recuerdos.

Os dejo con este reportaje tan tierno lleno de amor y hecho con todo el corazón.

Espero que os guste.

Abrazos!