«120 segundos muy intensos, pero toda una vida para recordarlos»

Hay momentos que pasan muy rápido. Tanto, que ni siquiera al poco tiempo podemos recordar como sucedieron todos los detalles al 100%.
Imagínate encima si suceden en el día de tu boda, donde pasarás doce o catorce horas viviendo y sintiendo al máximo. Créeme que tendrás cientos de momentos únicos e irrepetibles que querrás recordar para siempre. Si ya te has casado sabrás de lo que te hablo ¿a que si?

Hoy te traigo un ejemplo para que veas a lo que me refiero. Sin duda, este ha sido uno de los momentos más bonitos, tiernos y sinceros que he vivido en mi carrera como fotógrafo de bodas. Dos minutos solamente, ese fue el tiempo que pasó desde la primera fotografía hasta la última de esa serie. Pero no quiero adelantarte más, prefiero que veas este pequeño homenaje que he querido hacerles a los protagonistas a modo de micro cuento y después con el corazón en la mano, saques conclusiones y me digas de verdad el valor que tendrán estás fotografías de Clara y de su abuelo dentro de un tiempo… yo estoy seguro que su valor será incalculable. ¿Y para ti? ¿Cuanto darías por tener unas fotografías así con tus seres queridos?

¿Te gustaría saber más sobre mi trabajo?

¿Quieres contactar conmigo?